RCP en Bebé

RCP en bebés y niños ¿Qué es y cómo se debe realizar?


¿Sabríamos los pasos que tenemos que seguir si nuestro bebé sufriera una parada cardiorrespiratoria? Comenzamos este post con una pregunta muy directa y que puede resultar muy chocante para el lector, pero en Emergency Global System no somos ajenos a una realidad creciente, y es por esta razón por la cual vamos a proceder a mostraros los pasos que debemos realizar en caso de encontrarnos con esta delicada situación.

¿Quién debe hacer la RCP? ¿Por qué es tan necesario saber realizarla?

Cualquier persona que tenga conocimientos sobre la técnica de RCP puede realizar la reanimación en cualquier momento y sin depender de que acuda al lugar del suceso personal sanitario autorizado. Los primeros dos minutos tras la parada cardiorrespiratoria son vitales, por lo que es vital iniciar la RCP cuanto antes si en nuestro entorno más cercano hay alguna persona con estos conocimientos.

¿Cómo tengo que actuar en caso de que mi bebé tenga una parada cardiorespiratoria?

En caso de que nos encontremos con la difícil situación de que nuestro bebé tenga una parada cardiorrespiratoria debemos seguir los siguientes pasos:

  • Lo primero de todo comprobaremos si el bebé está consciente. Colocaremos al bebé en una superficie plana y dura, comprobando previamente si reacciona a estímulos, pellizcos suaves, llamadas.
  • Si el bebé no reacciona llamaremos inmediatamente al servicio de Urgencias de nuestra localidad y abriremos su boca, echando su cabeza hacia atrás mientras está acostado plenamente en el suelo. Durante ese momento comprobaremos que no haya ningún objeto extraño que impida la vía aérea y comprobaremos si podemos apreciar rastro de respiración o latido.
  • En caso de que contemos con un par de reanimadores en el momento del suceso recomendamos que uno de ellos se encargue de las respiraciones y el otro de aplicar con los dos pulgares el masaje al torax. Recuerda que cada 15 compresiones a un ritmo de entre 100 y 120 por minuto has de realizar dos ventilaciones.
  • Si hay más de una persona prestando atención y cuidados al bebé recomendamos que realicen turnos cada dos minutos para poder reponer energía y evitar el agotamiento que provoca este tipo de acción en una situación límite. Aunque esta acción no nos asegura que el niño o la niña vaya a salir de la parada cardiaca si conseguimos algo más importante: que la sangre continúe circulando y el organismo oxigenando.

Esperamos que estos pequeños pasos en caso de que nuestro bebé sufra una parada cardiorrespiratoria os sirvan de ayuda y conocimiento, con el deseo expreso de que nunca os veaís obligados a vivir y a actuar en una situación tan límite como la que hemos tratado.

 



A %d blogueros les gusta esto: