La falta de sueño aumenta tres veces el riesgo de muerte cardiovascular

Un estudio de la Fundación Española del Corazón nos revela que, la falta de sueño unido al estrés laboral, hipertensión, sedentarismo u obesidad aumentan el riesgo de muerte cardiovascular.

 

Se cita que aproximadamente el 30% de la población española sufre de insomnio y que aumenta con la edad sobre todo en mujeres y en personas mayores. Gran parte de culpa la tienen el consumo de bebidas con azúcar y cafeína, las cenas copiosas, el alcohol y el uso irresponsable del mismo, no realizar ejercicio físico o realizarlo en horas cercanas al momento de acostarnos y la irregularidad de los horarios.

El sueño es parte del estilo saludable, como la actividad física y la alimentación equilibrada. “El triángulo de la supervivencia” muchos sabemos que el deporte contribuye favorablemente a nuestra salud aportandonos energía y bienestar. En los últimos años se le está dando mucha importancia a la alimentación. en la dieta y cómo nos afecta de manera muy positiva. Una vez hemos vencido a la rutina y nos hemos apuntado al gimnasio o cualquier deporte, llegamos a casa de trabajar, hacemos la compra, preparamos platos exquisitos y saludables. Pero… ¿Dormimos bien?

Las recomendaciones son claras y, en medida de lo posible debemos dormir más de seis horas y del tirón. Muchas personas se levantan a mitad de la noche a ir al baño, beber agua o comer y vuelven a la cama pensando en las preocupaciones del día a día sin conseguir descansar adecuadamente. Vamos a exponerlo de forma clara, no sólo son las horas de sueño, sino la calidad de horas que somos capaces de descansar y reposar la mente. Lamentablemente nos encontramos con la pescadilla que se muerde la cola ya que el insomnio genera estrés laboral y el estrés laboral insomnio así que, no lo dejes para mañana, trátalo, si no puedes tú solo consulta a un profesional, toma hábitos saludables, dale la importancia que merece a tu descanso ya que será el músculo que potenciará la sonrisa de mañana.

 

No tener unos hábitos saludables ayuda a tener más probabilidades de sufrir una muerte súbita.

 

Es importante completar el círculo, tener conocimientos en la materia de soporte vital y primeros auxilios, saber actuar en caso de emergencia y abandonar ese miedo y por último y no menos importante prever cualquier riesgo que pueda inducir a nuestro organismo a cualquier tipo de fallo, en éste caso cardiaco. Es el PAC: Prever, actuar y conocer.

“Todos juntos latimos con el mismo corazón”.

Fuente: Fundación Española del Corazón.

Conclusiones: Emergency Global System



A %d blogueros les gusta esto: