En la punta de lanza de las emergencias

EQUIPOS MULTIDISCIPLINARES EN LAS GRANDES CATASTROFES

“En la punta de lanza de las emergencias”

Cuando hablamos de equipos multidisciplinares siempre nos imaginamos en su inmensa mayoría a grandes grupos de trabajo rodeados escombros en una población arrasada por un terrible terremoto que ha dejado a cientos de personas sin su vivienda.

Por desgracia, a pesar de que esto ocurre más de lo que nos gustaría, los equipos multidisciplinares tienen más presencia en nuestra sociedad de lo que nos imaginamos. Bien sea desde organismos que prestan colaboración momentanea o asociaciones especializadas, estos equipos colaboran diariamente en lo que se entiende como “urgencia ordinaria”.

Si hablamos de eficacia y eficiencia en las grandes emergencias debemos de poner el foco de atención en la coordinación y la gestión efectiva de grandes equipos de trabajo con los suficientes medios materiales y humanos para hacer frente a todo lo que pueda ocurrir. Esto es una utopía y una batalla dura ya que gestionar grandes grupos de personas requiere mucho entrenamiento y en definitiva, dinero.

Por todo esto cabe pensar que un equipo de reducido tamaño con personal de diversas especialidades, entrenado de manera conjunta y con los medios apropiados, podría realizar una intervención en los primeros momentos mucho más efectiva que una amalgama de gente donde al final muchos de ellos acaban “sobrando”

La efectividad en los primeros momentos de una catástrofe o gran emergencia es fundamental para evitar más daños de los esperados, estos equipos serían los encargados de hacer frente a esta situación hasta que llegaran los ansiados refuerzos.

Pero, ¿Qué funciones cogerían en un primer momento?

La realización de las primeras intervenciones sería un aspecto clave, los mayores índices de la supervivencia humana está en las primeras 72 horas.

La preparación de los campos de trabajo asignando prioridades y facilitando rutas a todo el grueso de ayuda que venga.

La creación de espacios seguros donde se pueda realizar zonas de descanso para los equipos que ya hayan terminado su jornada.

Recabar toda la información que afecte directa o indirectamente a la emergencia.

“La información gana batallas”

En definitiva, podemos decir que estos pequeños grupos de trabajos locales serían la “punta de lanza” que allanaría el camino a todo el grueso de profesionales que se acercaran a colaborar.

“El destino del herido yace en las manos de aquel que aplica la primera gasa” -Nicholas Senn, MD (1844-1908)

 



A %d blogueros les gusta esto: